Cusco se llena de vientos, agosto es el mes perfecto para desempolvar nuestras cometas y hacerlas volar. Y es que no solo son elementos de diversión y libertad. Las cometas fueron utilizadas muchos años atrás, allá por el año 1200 d.C. en China como elementos de comunicación y señalización entre bases militares. Pero dejaremos de hablar de historia y utilizaremos más los cuentos que en Cusco se vivieron.

Image

Antiguamente nuestros mayores hacían sus propias cometas con materiales de la zona. Utilizaban la Ñiwa (una planta con tallo fuerte con poco peso), luego iban por las zonas más altas de nuestra ciudad. El punto de encuentro solían ser las pampas en las cercanías a Sacsayhuaman, lugar preferido por todos. Allí se sentía el viento correr, era el lugar perfecto para hacer volar cometas con los amigos y familiares.

Agosto es el mes de las cometas, decenas de niños y sus familiares se dan cita en Sacsayhuaman para comenzar con la diversión. Los planes comienzan a las 4 de la tarde. Los vientos en esta zona son de lujo, y ya por las 5 de la tarde todos empiezan a sacar las cometas.

Image

Para hacer el armazón en cruz de la cometa. Luego con el pabilo se unían todas las esquinas de la cruz asegurándonos que estén bien unidas y amarradas. Finalmente se pone el papel cometa forrando todo el armazón, que para el momento ya será un rombo. Utilizando la goma se unen todas las partes de papel que sobran y nuestra cometa esta lista. Si deseas puedes agregarle una cola, para darle más vida

Image

A lo largo del tiempo las cometas siempre estuvieron presentes en nuestra infancia y juventud. Pero esto no se queda ahí porque a muchas personas adultas les gusta hacer volar cometas con los pequeños.

Levanta tu cometa, eleva tu alma.